Cómo hacer plastilina casera comestible apta para alérgicos

Hay una actividad que divierte muchísimos a los bebés de 1 o 2 años que es la plastilina, qué tal si hacemos una que sea casera y puedan llevársela a la boca? ...

Cuando es el cumpleaños de un peque, los papás acostumbramos a llevar algo a la guardería para todos los niños de la clase, pero claro, qué llevas con un bebé de 1 año que no sea peligroso ni comida? Pues me decidí a preparar una plastilina casera que fuese comestible y apta para alérgicos! Os dejo aquí el paso a paso!

 

 Materiales:

 

  • 250gr de sal común
  • 375gr de harina de arroz (puede sustituirse por cualquier harina pero usé esta para los celíacos)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de bicarbonato 
  • 2 cucharadas de levadura química
  • 250 gr agua
  • colorante alimenticio de colorines
  • alguna esencia como la de limón en el caso de la plastilina amarilla 
  • Si tienes glucosa puedes ponerle un par de cucharadas, le da un brillo muy bonito pero es totalmente opcional!

 

Paso a paso:

 

  1. Tamiza la harina con el bicarbonato
  2. Pon la mezcla anterior junto con la sal y el agua en una cazuela a fuego mínimo (sólo tienes que calentarla un poco para moldearla mejor)
  3. Saca la preparación de la cazuela y ponle el aceite y el colorante. 
  4. Ahora empieza el momento de jugar con los niños
  5. Amasad a mano la mezcla anterior como si fuese pan hasta que tome la consistencia de plastilina y aquí puedes ir poniendo más o menos colorante.
  6. Y al cabo de unos 10′ más o menos la tendrás lista!!!

 

Algún consejo:

 

  •  Antes de poner el colorante recuerda hacer raciones de la mezcla para así poder tener más de un color
  • Guarda la plastilina en tuppers individuales.
  • La harina de arroz me ha encantado porque tiene una textura finísima y no contiene gluten pero es algo más difícil de trabajar que la harina normal
  • Si se queda algo seca cuando pasen unos días sólo tienes que humedecerte las manos y volver a amasar
  • Hemos puesto aromas para que la actividad con los niños sea aún más completa, así estimulamos tacto, olfato, visión y gusto! casi casi todos los sentidos!

 

Como en la clase de la peque eran sólo 8 niños, me decidí a envasar la plastilina en los tuppers que puedes encontrar en el mercadona con los colores básicos para que los peques usaran todos la misma mezcla. Os puedo asegurar que gustó muchísimo en la guardería, incluso se pasaron la plastilina de una clase a otra! y la cara de los peques al ponerse algo tan salado en la boca… sin desperdicio!!!

¿Qué te parece?