Cómo conservar la leche materna

Muchas madres piensan que al incorporarse a sus puestos de trabajo tendrán que dejar de alimentar a sus hijos con leche materna. Veremos aquí cómo es completamente compatible una cosa con otra y cómo conservar la leche materna.

¿Cómo consigo seguir dándole a mi hijo leche materna?

Cuando la madre se incorpora al trabajo puede usar un extractor de leche durante las tomas que no estará con el bebé y guardar la leche para poder dársela después.

¿Se pone mala la leche si no se la doy a mi bebé inmediatamente?

La leche materna aguanta hasta seis horas a temperatura ambiente (25º) y hasta 4 días en nevera. Podemos congelarla pero debe consumirse antes de seis meses. Por tanto, si te sacas la leche en el trabajo recomendamos que la guardes en una nevera hasta que vayas a casa.

¿En qué recipiente puedo guardar la leche?

Hay varios tipos de recipientes (plástico o cristal y preferiblemente de uso alimentario) que podemos usar. Todos tienen que tener un cerrado eficaz y deben estar bien limpios y a ser posible esterilizados. También existen bolsas específicas de un solo uso.

¿Qué precauciones tengo que tener?

  • Cuidar la higiene durante la manipulación de la leche (recipientes limpios, lavarse las manos…)
  • Congelar la leche que no se vaya a consumir lo antes posible y siempre que sea posible evitar congelarla.
  • Etiquetar siempre los recipientes de leche para consumir la más antigua.
  • Cuando se descongela la leche tenemos que mezclarla bien puesto que los líquidos y las grasas se separan.
  • No debemos calentar la leche en el microondas ni directamente en el fuego puesto que se destruyen las proteínas.

¿Qué te parece?