Estreñimiento

Estás embarazada y sufres de estreñimiento? Te explicamos qué es, a qué se debe y qué puedes hacer para mejorar los síntomas.

El estreñimiento durante el embarazo está relacionado con cambios fisiológicos que sufres en esta etapa y con dietas pobres en fibra y agua.

Tienes estreñimiento si no vas al baño todos los días o si las heces son muy duras y haces un esfuerzo en la deposición. El estreñimiento durante el embarazo está relacionado con cambios fisiológicos que sufres en esta etapa y con dietas pobres en fibra y agua.

¿Por qué antes no me pasaba?

Los cambios hormonales provocan a una relajación del sistema digestivo, disminuyendo los movimientos intestinales. La progesterona aumenta la absorción de agua del colon y en el tercer trimestre la presión del útero altera los movimientos propios de los intestinos. Si además añadimos una disminución de la actividad física y el uso de suplementos de hierro se agravará más el problema. Es importante ponerle solución porqué es molesto y, además, puede favorecer la aparición de hemorroides.

¿Qué puedo comer?

  • Bebe suficiente líquido en forma de agua o zumos de fruta naturales. Toda la fibra que puedas tomar en la dieta la tienes que acompañar con líquidos ya que si no te producirá el efecto contrario.
  • Haz una dieta rica en frutas y verduras ya que contienen diferentes tipos de fibra. Toma en ayunas ciruelas, naranjas, kiwis, papaya e higos. Es mejor que evites el plátano, la manzana asada y la zanahoria cocinada porqué son astringentes.
  • Escoge los alimentos integrales antes que los refinados: mejor pan integral que pan blanco, mejor pasta integral que pasta blanca…
  • Utiliza aceite de oliva crudo a diario. Lo puedes poner en las tostadas del desayuno o como aliño en la verdura.
  • Toma yogures para mantener una buena flora intestinal.

¿Puedo tomar algún remedio natural?

Un truco que te puede ayudar es poner en remojo en un vaso de agua semillas de lino molidas y una ciruela pasa. Dejarlo reposar toda la noche. A la mañana siguiente, en ayunas, tomarte el vaso de agua.

Y sobretodo mantén buenos hábitos a la hora de ir al baño. Elige siempre la misma hora del día (por ejemplo después del desayuno) y haz caso de la llamada de tu intestino. Haz ejercicio para ayudar a mantener un buen movimiento de los intestinos.

¿Qué te parece?