El tapón mucoso


¿Qué es el tapón mucoso?

Es un conjunto de secreciones mucosas que se acumulan en el cuello del útero desde la quinta y sexta semana del embarazo. Este tapón cervical mucoso está secretado por el epitelio monoestratificado mucosecretor simple del canal cervical, está compuesto por un gel hidratado, con alrededor de un 90 % de agua y el resto de glucoproteínas del tipo de mucopolisacáridos, que le confiere la consistencia mucosa característica.

Está formando una barrera que aísla al útero de la vagina y evita que entren bacterias.

¿Por qué se desprende?

Porque el cuello del útero, ha empezado a ensancharse y acortarse,  el tapón queda sin tanta sujeción, con lo cual se cae.
En el embarazo a término la expulsión marca la inminencia del parto, que puede extenderse no solamente en horas sino en días, pero la mayoría de las veces es un signo de pródromos de parto. Si es tu primer parto, puede iniciarse en unos días; pero si es el segundo, es más probable que comience en las horas siguientes a su expulsión.

¿Cómo lo notas?

Hay mujeres que no se percatan de haberlo expulsado, puede ocurrirte al ir al baño o expulsarlo poco a poco, en forma de flujo vaginal intenso que dura varios días  parece clara de huevo. Las que sí lo notan, normalmente al limpiarte o en tu ropa interior, comprueban que es una sustancia espesa y viscosa de color transparente, blanco, amarillento, rosa (con hilillos de sangre) o marrón.

Las relaciones sexuales o un tacto vaginal a finales del embarazo también pueden afectar el tapón mucoso y provocar un flujo sanguinolento, incluso si el parto no va a empezar en los próximos días.

 ¿Cuándo ir al médico?

Si expulsas el tapón mucoso antes de las 37 semanas de embarazo, es importante que llames a tu médico para descartar una amenaza de parto prematuro. Si se pierde bastante antes del parto y el embarazo continúa con normalidad, el tapón mucoso tiene la capacidad de regenerarse en un par de días, y eso ayuda a seguir protegiendo al bebé de infecciones.

¿Qué te parece?