Infección en el cordón umbilical

¿cómo detectar si hay una Infección en el cordón umbilical? ¿sabes qué hacer? nuestra matrona te lo cuenta ...

Ya os contaba aquí qué es el cordón umbilical, pero ¿sabes si puede mojarse? o ¿si está infectado cómo actuar y detectarlo?

¿Cuándo se recomienda el baño?

Teniendo en cuenta, que algunos nacimientos se producen en el agua, el baño se puede realizar desde el primer momento. Es conveniente dejar que la capa de vernix caseoso se reabsorba sola, puesto que hidrata, nutre y protege la delicada piel del bebé de las rozaduras, del agrietamiento y de la enduración, y tiene propiedades bacterianas y bactericidas. Si se decide bañar al bebé, se puede hacer suavemente, sin frotar. Con agua sola o con un poco de aceite vegetal para nutrir e hidratar la piel. Después se le puede dar un suave masaje también con este aceite. El cordón, se debe secar con mucho cuidado y muy bien para evitar infecciones.

¿Cuáles son los síntomas de una infección?

La infección del cordón umbilical se denomina onfalitis, un 0.7% de los recién nacidos en países desarrollados y hasta un 2.3% en países en desarrollo sufren esta infección, que en ocasiones causa complicaciones, y ello es debido a un mal cuidado del cordón. Las infecciones no son muy comunes, pero llama a tu matrona si notas lo siguiente:

  • Tu bebé llora cuando le tocas el cordón o la piel que está alrededor de este.
  • La piel alrededor de la base del cordón está roja. El enrojecimiento también puede originarse cuando el resto de cordón seco irrita la piel de áreas cercanas.
  • El muñón tiene mal olor y está supurando un fluido amarillento.
  • El muñón sangra de manera continua y abundante, ya que esto puede ser una señal de un trastorno hemorrágico, entonces debes acudir a un centro de urgencias. Pequeñas gotitas son normales y pueden aparecer al desprenderse el cordón. No se deben retirar, es una “costra”, que en unos días se caerá sola.
  • El bebé tiene fiebre, entonces debes acudir a un centro de urgencias.

Si una vez caído el cordón, al hacer esfuerzos (llanto), notas que el ombligo sale hacia afuera, posiblemente se trate de una hernia umbilical. Se produce por una diástasis de los rectos abdominales y tiene tratamiento rehabilitador para el cierre de la diástasis, o tratamiento quirúrgico.

¿Qué hacemos tras la caída del cordón?

Ya podremos guardar como ”oro en paño” este trocito de cordón unida a la pinza de plástico.

Cuidado con los ombligos que forman un hueco hacia adentro, como escondido, puesto que la poca aireación retardará su secado, dejando entrever una piel húmeda y rosada al abrir los pliegues del ombligo.

A veces, después de que se seca y se cae el muñón umbilical, quedan algunos pedacitos de piel nudosa y puede haber supuración de fluido claro o amarillo. Estos “granulomas umbilicales” podrían desaparecer por sí solos o requerir tratamiento médico. Pero no son serios ni contienen terminaciones nerviosas, por lo cual, si hay que hacer cualquier tratamiento, este sería indoloro para el bebé.

¿Qué te parece?