El sangrado en el embarazo. ¿Cuándo ir al médico?

¿conoces las causas del sangrado en el embarazo y cuándo ir al médico? te lo explicamos en este artículo.

A veces confundimos lo frecuente con lo normal. Es frecuente que hasta un 20-25% de las mujeres embarazadas tengan algún sangrado en un momento u otro del embarazo. No quiere decir que esto sea normal. Lo normal es no tener ningún sangrado durante el embarazo.

También hay que diferenciar entre una pérdida de sangre y una hemorragia. La pérdida de sangre es un sangrado ligero, parecido al que puedes tener cuando comienza tu menstruación o cuando termina.

A veces solamente notas manchas en la ropa interior. Su color puede ser rosa, rojo y hasta marrón (el color de la sangre seca). La hemorragia es un sangrado más intenso, como el de una regla en curso y puede ir acompañado de dolores. Ante una hemorragia SIEMPRE debes acudir a urgencias del hospital más cercano a donde estés. Si es una pérdida, debes acudir al ginecólogo habitual o a un hospital.

Vamos a analizar las causas:

  • En el primer trimestre del embarazo, un sangrado puede ser una señal de posible aborto. También podría ser signo de embarazo ectópico. También puedes tener pérdidas de sangre, cuando sea la fecha en la que te tocaría tener la menstruación; esto se debe a la implantación del embrión en el útero.  Excepcionalmente, puede ser un embarazo molar. Ante una pérdida o hemorragia, con o sin dolor, en el primer trimestre debes acudir al médico o un centro sanitario para hacer una valoración y una ecografía y/o análisis de sangre para saber definir la causa.

 

  • Otra causa puede ser haber tenido relaciones sexuales, porque el cuello del útero está más irrigado de lo habitual en el embarazo. También puede haber un pólipo que origina el sangrado. O una exploración vaginal reciente o citología. Hay afecciones que no están relacionadas con el embarazo que también pueden producir una pérdida de sangre. Las infecciones vaginales (como la candidiasis o la vaginosis bacteriana) o las infecciones de transmisión sexual (como la tricomoniasis, la gonorrea, la clamidia o el herpes) pueden provocar irritación o inflamación en el cuello del útero. Estas causas pueden ocurrir en cualquier momento del embarazo.

 

  • En el tercer trimestre, el desprendimiento de placenta, también puede originar pérdidas de sangre y/o hemorragias. Suele acompañarse de un dolor abdominal agudo. Ante un sangrado en el tercer tirmestre es importante acudir al hospital más cercano para comprobar el bienestar de la mamá y del bebé. Posiblemente con una ecografía para comprobar cómo está la placenta porque también puede haber perdidas o hemorragias con una placenta previa, esto puede ser que lo conozcas porque te lo habrán dicho en las ecografías. Debes acudir a tu ginecólogo o acudir a urgencias, para valorar el estado de la placenta. Siguiendo con la placenta, puede haber un hematoma entre ésta y el útero, se denomina, hematoma retroplacentario y requiere observación por parte del ginecólogo mediante ecografías para valorar su evolución.

 

  • Otra causa de sangrado es el inicio del parto, será posiblemente que tu cuello se está dilatando y explulsarás el tapón mucoso, que puede ser rosado o marrón. Si estás de menos de 37 semanas, será un parto prematuro y deberás acudir al hospital. Si por el contrario estás de más de 37 semanas, es señal de que tu parto está comenzando y debes estar tranquila y alegre por este motivo.

 

Tras un sangrado en el embarazo, no deberás tener relaciones sexuales hasta que dejes de sangrar y según el origen, el ginecólogo te recomendará reposo o vida normal. Si eres RH -, quizá sea conveniente según el origen del sangrado, poner la gammaglobulina anti RH.

¿Qué te parece?